fbpx

Aeropuerto internacional Felipe Ángeles

Conoce más sobre este proyecto

La base militar de Santa Lucía fue sustituida en dos años y medio por el nuevo Aeropuerto Internacional “Felipe Ángeles” (AIFA), que el pasado 21 de marzo, el ejército entregó a una Asociación Civil de Capital Variable las instalaciones en las que fue testigo de honor el presidente Andrés Manuel López Obrador, quien develó una placa que marcó el inició de las operaciones de dicha terminal aérea.

Al evento de apertura asistieron el gabinete, legisladores, empresarios y gobernadores, quienes atestiguaron la firma de entrega recepción de las instalaciones aeroportuarias por parte de los generales Luis Cresencio Sandoval, Secretario de Defensa Nacional e Isidoro Pastor Román, director general del AIFA.

Siendo un aeropuerto civil, ninguna autoridad del gobierno federal tomó la palabra, fue un total reconocimiento a la disciplinada e intensa labor de los militares, que construyeron “en tiempo récord” el aeropuerto, bajo la supervisión y cargo del general Gustavo Ricardo Vallejo Suárez.

El “Felipe Ángeles”, un aeropuerto de clase mundial, ofrece seguridad, calidad y es funcional, fue levantado, sin ampliaciones presupuestales, es decir, con un bajo costo, como se había anunciado, así lo reconocieron los gobernadores del Estado de México, Alfredo del Mazo; Omar Fayad, de Hidalgo, y Claudia Sheiumbaun de la Ciudad de México.

Es importante señalar que para el desarrollo de las obras en Santa Lucía se cumplieron con 78 estudios de: Factibilidad Técnica, entre las que se incluyeron: el plan maestro de desarrollo, de aeronavegación y operaciones simultáneas, planeación urbana, modelación de proyecto, análisis orográfico, de levantamiento y estudio de obstáculos, instalaciones de combustible y movilidad general.

Muy importantes para la realización del AIFA, fueron los análisis hechos por especialistas en construcción de aeropuertos sobre el costo beneficio, dictamen económico, factibilidad económica y evaluación financiera, entre otros, a los que se agregaron los de factibilidad social: estudio de impacto y riesgo ambiental, los niveles de ruido, sin dejar a un lado el cumplimiento de programa, monitoreo de avifauna y el salvamento arqueológico.

La nueva central aérea, se realizó en una superficie de 3740 hectáreas, lo que incluye un área de reserva para su crecimiento, es decir, este aeropuerto aumentará su tamaño sin ningún problema en el mediano y largo plazo, a diferencia de otros aeropuertos que no tienen forma de hacerlo.

OPERACIONES SIMULTÁNEAS GARANTIZADAS
CUMPLEN CON NORMAS DE SEGURIDAD

Las nuevas rutas aéreas para Santa Lucia fueron aprobadas por la Agencia Federal de Aviación Civil (AFAC), fueron diseñadas en estricto apego a las normas que dicta la autoridad nacional e internacional, Organización Internacional de Aviación Civil (OACI), por lo que las separaciones entre aeronaves, obstáculos y el terreno cumplen con lo establecido en la norma, además se incrementa la capacidad del espacio aéreo del Valle de México y se implementan rutas óptimas de vuelo que garantizan la interacción simultánea entre los aeropuertos internacionales de la Ciudad de México, Toluca y el AIFA.

En las pistas podrán realizarse operaciones simultáneas (será el primer aeropuerto en México con esa capacidad), ya que tienen una separación de 1600 metros, que es más de lo estipulado por el estándar internacional, lo que se traduce en atender más operaciones sin causar demoras.

Las calles de rodaje darán seguridad y rapidez en cada vuelo, por lo que los pasajeros no padecerán estar más tiempo en tierra que en el avión. Las instalaciones son suficientes para atender 20 millones de pasajeros anualmente, en su primera etapa, y están proyectadas para, sin causar molestias, atender una demanda de 85 millones de pasajeros en el futuro.

TORRE DE CONTROL: LA ESTRELLA DEL AIFA

El Aeropuerto Internacional “Felipe Ángeles” S. A. de C. V.» y Servicios a la Navegación en el Espacio Aéreo (Seneam) firmaron un convenio de colaboración en el que, a partir del primero de enero, éste desconcentrado ocupa las instalaciones de la torre de control e inicia la prestación de servicios de navegación aérea. Por cierto, en la torre de control se realizan el 100% de las operaciones militares. Así, desde enero comenzaron con actividades para garantizar la operación al 100% en los vuelos civiles, y hoy se monitorea la navegación aérea desde la inauguración.

El pasado 16 de diciembre de 2021 la Agencia Federal de Aviación Civil (AFAC) publicó el inicio de los servicios de información de vuelos, con información terminal, radio ayudas a la navegación y telecomunicaciones aeronáuticas, emisión de informes y pronósticos meteorológicos, así como los procedimientos de operación con la Base Aérea Militar Número 1.

De inspiración azteca, la torre de control del aeropuerto “Felipe Ángeles” tiene de basamento una circunferencia de 60 metros de diámetro, una cimentación de 5 mil toneladas y esta soporta el peso de la torre de mil 800 toneladas. El fuste está hecho de acero, el cual se recopiló de lo que iba a ser el aeropuerto de Texcoco y fue rematado con la cabina de operaciones que da un total de 89.3 metros de alto. Esta torre es considerada la segunda más alta de todo el país, solo después de la de Cancún que mide 96 metros.
La torre fue hecha con un concepto prehispánico, justo el basamento en forma de circunferencia representa el chimalli, es decir el escudo, y el macuahuilt que es en sí la torre, es el mazo o espada de ataque hecha de maderas de obsidiana, estos dos instrumentos eran utilizados por los “Guerreros Águilas” de la cultura mexica, el combatiente líder que defendía al pueblo.

Esta edificación contempla tres edificios con estructura moderna, en donde se encuentran la parte administrativa, la parte académica (ahí hay un simulador) y la parte recreativa donde hay dormitorios, una cafetería, un comedor y canchas deportivas que principalmente serán destinadas para momentos de descanso de los controladores aéreos, profesión considerada la más estresante del mundo, ya que produce el agotamiento físico o mental. El estrés laboral es una consecuencia del ritmo, tensiones y exigencias a las que están sometidos.

En la parte de cabina, que es la más importante de la torre, hay cristales inclinados y colocados a 18 grados para evitar reflejos solares y para cuando llueva el agua corra lo más rápido posible y en todo momento se pueda tener visibilidad al menos a un 90%.

La torre de control es la única instalación del AIFA que ya fue construida para dar servicio a las tres pistas civiles y una militar.


Mira la edición en la que aparece este artículo:

Edición 9, Abril 2022

Si deseas recibir las ediciones digitales de nuestra revista sin costo alguno directamente a tu correo, regístrate.