¿Cómo llevar una caja chica?

Elaborado por: Consultores financieros contables y legales Kairós S.C.

Lo primero es designar a un trabajador honesto, que funja como responsable del buen manejo de los recursos financieros de la empresa y después asignar una cantidad de dinero que corresponda con los gastos cotidianos. Indicando la política interna en los rubros por los cuales pueden ser gastados, como:

  • Papelería
  • Utensilios y productos de limpieza
  • Pasajes y transporte público
  • Peajes y tarifas de estacionamiento
  • Materiales y mano de obra de reparaciones menores (mantenimiento)
  • Suministros cotidianos, como agua purificada y café

El óptimo manejo de caja chica requiere pedir siempre un recibo foliado de forma consecutivo por la empresa y anotar todas las cantidades entregadas y el concepto del pago, sin importar lo pequeño que sea el monto, anotando nombre y firma del recurso monetario entregado, recibido y autorizado.

Por política de control interno, el reembolso de la caja chica nunca debe ser mayor al fondo asignado al responsable de la caja chica, de lo contrario se corre el riesgo la deducibilidad del gasto, ya que, tendrá la calidad de un pago a cuenta de tercero y se tendrían que cumplir con disposiciones fiscales diferentes.

Para un manejo eficiente de la caja chica, recuerda siempre se debe usar exclusivamente para hacer frente a pequeños gastos necesarios e indispensables en la empresa y que su cuidadoso control evitará que se convierta en una fuga de capital que puede perjudicar a la rentabilidad de la organización.

Atentamente:

C.P. Christian Peña Piedra

Consultores financieros contables y legales Kairós S.C.

Mira la edición en la que aparece este artículo:

Edición 2. Febrero 2021

Edición 2, Febrero 2021

Si deseas aparecer en nuestra revista digital, envíanos un correo a revista@metropoliempresarial.com