Gobernanza estratégica.

Autoría: Purpose Lab

Es común que para esta época del año ya tengamos nuestros planes estratégicos armados o que estemos trabajando en ellos, por supuesto ese es el primer paso para tomar las riendas de nuestro negocio y no ir a la deriva tratando de captar oportunidades o mitigar riesgos inadvertidos. El padre de la gestión del cambio John Kotter dice:

“Si no hacemos un alto al menos cada dos años para realizar un ejercicio de visualización de futuro y generación de estrategias correremos un alto riesgo de caer en obsolescencia”.

Kotter

¿Qué podemos recalcar de esta cita?

Puntualizaríamos en la importancia de darnos un respiro de la operación y dedicar algo de tiempo a ver lo que sucede a nuestro alrededor; cuestionarnos si estamos entregando lo que prometimos a nuestros Clientes; percibir las nuevas necesidades de nuestros Clientes para convertirlas en nuevos productos o servicios; identificar nuevas tecnologías que nos hagan más simple y eficiente el trabajo; adaptarnos a nuevas condiciones de vida de nuestros colaboradores, etc. en pocas palabras, ¡estamos diseñando nuestro futuro!

Todo lo anterior es realmente el primer paso, es donde muchas empresas sueñan y proyectan acciones, pero lamentablemente es también donde se quedan y durante todo el año regresan a la operación, miden un sinnúmero de KPIs que muy probablemente no están conectados a esta visión y básicamente no toman acción de los hallazgos del proceso.

¿Por qué sucede esto?

Quizá por falta de liderazgo, quizá por una sobrecarga de trabajo del Management Team, quizá es desconocimiento de como ejecutar ese plan o simplemente no se cuenta con una herramienta tecnológica adecuada para ello (AKA queremos gestionar un plan estratégico multimillonario en Excel, Power Point o en papel).

Aquí es donde entra la gobernanza estratégica, una vez que tenemos un plan listo para la ejecución debemos tomar acción, los siguientes son elementos necesarios para este fin:

• Tener un plan “Excecution Ready”, esto es que tiene clara la Visión, es decir a dónde quiere llegar la corporación; que tiene áreas de enfoque para llegar a ella, esto puede verse como la categorización de esfuerzos que en su suma nos llevarán al logro de la visión; que cada área de enfoque tiene objetivos estratégicos bien definidos (¿qué quiero lograr, cómo se mide y para cuándo lo esperamos?); que cada objetivo estratégico tiene desglosados proyectos (con responsable, presupuesto, fecha de inicio y fin) y KPIs SMART para poder medir el avance.

• Definir el ritmo estratégico

Aquí debemos diseñar la serie de reuniones que tendremos durante el año para gestionar la evolución de este plan. Deberíamos poder dejar claro en qué juntas se ve qué información, quién participa y la fuente de información para ello, de forma que esté sólo quien deba de estar y se revise sólo lo que corresponda.

• Definir las fuentes de información, reportes y minutas.

Las grandes multinacionales tienen departamentos dedicados a la gestión estratégica, sirviendo como motor para que se den las reuniones, se tomen acciones, exista “accountability” y se muevan hacia la visión de sus CEOs. Las empresas que no tengan estos recursos al menos deben definir que reportes acompañarán a cada junta (¿veremos gráficas de nuestros KPIs o veremos avance de proyectos estratégicos?).

• Implementar un sistema dual

Según J. Kotter se forma por un comité estratégico (nosotros lo llamamos el equipo Marte) y convocar a un ejército de voluntarios (para nosotros los equipos creativos). Este comité sesiona periódicamente viendo el progreso de la estrategia completa, junto con el CEO y los equipos creativos se forman para ir embarcándose en misiones puntuales para echar a volar los proyectos estratégicos o lograr los objetivos planteados. Esto nos permite darle vida a la estrategia, mientras involucramos a los mejores talentos de nuestra organización.

Entre otras cosas, esto formará parte del modelo de gobernanza estratégica de la empresa, se requiere poner inteligencia y esfuerzo para que esta gestión sea lo más eficiente que se pueda, que motive a los equipos y nos permita tener el control del futuro de nuestras organizaciones.

¡Éxito en su gestión 2022!

Diego Reyes
Strategist PurposeLab


Mira la edición en la que aparece este artículo:

Edición 7, Diciembre 2021

Si deseas recibir las ediciones digitales de nuestra revista sin costo alguno directamente a tu correo, regístrate.