fbpx

Tu mayor riesgo es ignorar tus propios riesgos

Autor: Omar Castañeda

Empecemos por definir qué es un riesgo: un riesgo es la combinación entre probabilidad y posibilidad de que una amenaza o peligro se convierta en un desastre o en una catástrofe, y siendo honestos, desde que nacemos o incluso antes de nacer, estamos expuestos a situaciones que ponen en peligro nuestra integridad, nuestra salud y nuestras finanzas, dado que muchos de los eventos a los que estamos expuestos se encuentran totalmente fuera de nuestro control.

RIESGOS MÁS COMUNES

Accidentes de tránsito
De acuerdo al Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), en México, cada 24 horas, en promedio, 40 personas pierden la vida atropelladas o en percances vehiculares en las calles del país. De enero a noviembre de 2021, se contabilizaron 13,512 muertes bajo este contexto.

Enfermedades

  • Covid-19: Desde que comenzó la pandemia, la AMIS reporta 151.893 personas aseguradas que lamentablemente fallecieron a causa de esta enfermedad.
  • Cáncer: De acuerdo al Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), 97,323 personas murieron a causa de tumores malignos tan solo en 2020.
  • Infartos y problemas del corazón – El INEGI informó que 218 704 personas fallecieron por cardiopatías.

Inseguridad y delincuencia
El INEGI informó que un total de 21,2 millones de personas mexicanas mayores de 18 años fueron víctimas de delitos durante 2020. El delito más habitual fue el de robo en la calle o en el transporte público, que representa 22,5% del total, seguido del fraude con 19,3%, la extorsión con 16,9% y el robo total o parcial de vehículo con 10,6%.

Desastres naturales
En el caso de México, entre los desastres más comunes están los de origen geofísico (como sismos y volcanes), hidrometeorológicos (huracanes, tormentas torrenciales e inundaciones) y los climáticos (como temperaturas extremas y sequías que favorecen los incendios forestales). Todos estos fenómenos generan pérdidas humanas, económicas y materiales, por eso es crucial estar preparado ante dichos eventos.

¿CUÁLES SON LAS ACTITUDES QUE TOMA EL SER HUMANO FRENTE A LOS RIESGOS?

Imagínate que Rafael de 43 años de edad se contagia de COVID-19, él es el pilar y motor económico de su familia, desafortunadamente fallece y deja desamparada a su esposa y 3 hijos adolescentes sin contar con seguro de vida ni ahorro para imprevistos.
¿Cómo te imaginas que enfrenten esa situación económica? ¿Crees que tengan que vender algún bien como su casa o carro para solventar sus gastos? ¿Crees que los jóvenes tengan que dejar de estudiar para ingresar al campo laboral? ¿Crees que la esposa tenga que conseguir 2 o hasta 3 trabajos para mantener a su familia?
Te podrá sonar algo extraño y dramático, pero es un caso real.

Te pongo otro ejemplo, Eduardo de 42 años un día siente un dolor muy intenso llegando a tal grado de hospitalizarse y le diagnostican insuficiencia renal, en ese momento el único tratamiento para resarcir su salud requiere de trasplante de riñón, en ese momento no contaba con póliza de gastos médicos mayores, por lo cual tuvo que desembolsar un promedio de $1,100,000 MXN para atenderse y que esto pudiera salvarle la vida. ¿Qué crees que hubiera pasado si Eduardo no hubiera contado con las posibilidades económicas para atenderse? ¿De dónde sacarías ese dinero para un padecimiento como estos en caso de que llegara a cambiar tu salud? ¿Crees que podrías solventar este gasto sin que este genere un desequilibrio económico familiar?

Poniendo en contexto lo anterior, te explico 3 actitudes que tenemos los seres humanos frente a los riesgos.

1.- IGNORAR
Son personas que consciente o inconscientemente piensan que nunca les va a pasar nada. Podemos ver el caso de Rafael que nunca previó una situación así y que lamentablemente falleció dejando a su familia desamparada económicamente.

2.- ASUMIR
Son personas que normalmente están conscientes de sus riesgos que incluso tienen el dicho, “los bienes se hicieron para remediar los males” y en ocasiones cuentan con un fondo para imprevistos, tal es el caso de Eduardo que tuvo la posibilidad económica de solventar un gasto muy oneroso.

3.-TRANSFERIR
Son personas que están conscientes de los riesgos a los que están expuestos como tener un accidente, una enfermedad o un fallecimiento y le solicitan a una institución aseguradora que a través de una póliza, se ampare o se cubra dicho riesgo. Esto evita que desembolses de tu dinero mientras que la aseguradora se encarga de solventar todos los gastos que se generen a consecuencia de alguno de estos riesgos.

Por ejemplo, en el caso de Rafael, si hubiera contado con seguro de vida antes de su fallecimiento, su familia hubiera recibido una suma asegurada que hubiera garantizado la tranquilidad y estabilidad económica de sus seres queridos, así mismo, si Eduardo hubiera previsto el contratar una póliza de gastos médicos mayores, hubiera pagado entre el 10% y 15% del monto total que pagó por recuperar su salud, ¿ya notaste que se pudo haber ahorrado hasta un 90% del dinero? ¡Sí, 90%!

Generalmente las personas que transfieren sus riesgos, es decir que contratan pólizas para asegurar su vida, su salud y su patrimonio, suelen tener una mejor calidad de vida al tener finanzas sanas y sustentables. Son personas que prevén, planifican y contratan herramientas financieras con el profundo deseo de amor y bienestar a sus familias ya que de esta manera aseguran su estabilidad económica.

No se trata de estar preocupado… sino de estar preparado.


Mira la edición en la que aparece este artículo:

Edición 11, Agosto 2022

Edición patrocinada por:

Si deseas recibir las ediciones digitales de nuestra revista sin costo alguno directamente a tu correo, regístrate.